Coach personal

El refuerzo positivo

5 de junio de 2015 Bea Ramiro · 4 Comentarios

¡Buenos días!

Existe un autor y profesor de Harvard, Douglas McGregor que recogía en su Teoría X e Y su visión sobre la conducta que el líder debe tener para con sus colaboradores según piense que éstos tienden a comportarse. Esta teoría no te la voy a contar, pero sí ciertas conclusiones. Seguro que en los últimos tiempos estás oyendo hablar mucho del “refuerzo positivo”, sobre todo si tienes hijos pequeños. ¿Sabes qué es?

Cuando alguien tiene una conducta adecuada (a las circunstancias, entorno…), pero le riñen, castigan o similar (recibe un refuerzo negativo), la persona sentirá que el esfuerzo realizado no le compensa y tenderá a dejar de hacerlo. En la empresa vemos a menudo que alguien hace algo bien y se entiende que puesto que es parte de sus funciones, es así como debe ser, así que ni se le valora ni se le agradece. Este podría ser este caso. No digo que debamos reconocer el trabajo bien hecho ante cada una de las tareas pero… ¿cuántas veces lo expresamos abiertamente? Así que la persona desaprende negativamente.

refuerzopositivo

Si por el contrario alguien tiene una conducta negativa, hace algo mal, y los demás de damos un premio, le reímos la gracia, o no le corregimos (recibe un refuerzo positivo), entonces el aprendizaje es que merece la pena repetir ese comportamiento, ser un vago quizá, escribir un email acusador sobre un compañero, “hacer la puñeta” a alguien como venganza… El mensaje interno de la persona es “¡Bien! Me han premiado, así que ¡a repetirlo!”. La persona está aprendiendo negativamente. (Ojo con reírte cuando el niño aprende a decir un taco, y querer luego que no lo vuelva a decir…)

Otro caso es el de quien tiene una conducta negativa y obtiene por ella un refuerzo negativo, un castigo o reprimenda. Entonces parece que hay coherencia, así que la tendencia será a no repetir esa conducta, sino a aprender y llevar a cabo una por la que me premien. La persona estará aprendiendo positivamente.

Por último está el caso en que alguien hace algo bien y se le premia por ello (refuerzo positivo). Parece que también es coherente, razonable. Se reconoce el trabajo bien hecho y esto motiva a las personas a querer repetir. También estamos aprendiendo positivamente.

Esto parece muy obvio… y la reflexión que te propongo hoy tiene mucho que ver con esto… Imagina que te cae mal alguien de la oficina: ¿cuántas veces evitas reconocerle el trabajo bien hecho porque “es un plasta”, o “un chulo”, o porque en otras ocasiones se ha portado mal contigo? ¿Permites que tu orgullo tome la decisión por ti de criticarle ante lo malo pero no felicitarle ante lo bueno? Cada uno debe sacar sus propias conclusiones. Lo interesante es que tomes conciencia de cómo te comportas tú para que, si quieres, puedas cambiarlo. ¡Y esto funciona también para con los hijos! Ese adolescente que en muchas ocasiones es rebelde, y a ti como progenitor te cuesta “Dios y ayuda” reconocerle cuando hace algo bien… Lee otra vez los casos anteriores con este supuesto de la paternidad y revisa qué haces tú. ¿Estás provocando (¡sí, tú!) que cada vez tenga menos ganas de esforzarse, o por el contrario le motivas a repetir las conductas que buscas? ¿Te merecería la pena felicitarle más veces y de corazón para facilitar que a quien educas aprenda positivamente? ¿Quién gana y quien pierde en cada ocasión? Cuando le llegan las notas, ¿en cuáles pones más atención, en las buenas o en las malas? No hablo de manipulación para conseguir que alguien se comporte como tú quieres. Hablo del amor que facilita que los demás (y tú mismo) puedan crecer y ser un poquito más felices.

Ahora que tienes todo esto en mente y volviendo al tema de Dieta sana y ejercicio, ¿cómo te refuerzas tú a ti cuando haces o dejas de hacer aquello a lo que te habías comprometido? ¿Y cómo te refuerzan las personas de tu entorno? Si no es como crees que necesitas, ¿a qué esperas para pedirles con claridad lo que quieres de ellos exactamente?

Te puede interesar también...

4 Comentarios

  • Reply Lys 6 de junio de 2015 at 8:22 pm

    El problema (el mío) es que cuando consigo algo que buscaba, en cuanto a dieta y ejercicio se refiere, mi “recompensa” suele ser la comida de la que normalmente me privo, con lo que al final tiro por tierra lo ganado y estoy en una situación yoyo permanente.

    • Reply Beatriz COACH 26 de junio de 2015 at 6:22 pm

      Entiendo lo que dices… es cuestión de valorar las consecuencias, y esa valoración la da una mezcla de si percibes como positivo o negativo el corto y el largo plazo. Voy a escribir sobre ello, a ver si te puedo proporcionar algo que te ayude!

  • Reply Laura A. 8 de junio de 2015 at 12:56 pm

    ¿Y si cuando no cumplo el reto me castigo, me trato mal? Mi resultado es horrible, a punto estoy de tirar la toalla 🙁
    No sé cómo corregirlo, el diablito que me habla, me machaca y el pobre angelito está escondido en un rincón…

    • Reply Beatriz COACH 26 de junio de 2015 at 5:53 pm

      Mmmm… estad atentas a los nuevos posts, que hablaré sobre esto!

    Deja tu comentario

    Dieta sana y ejercicio