Coach personal

La recompensa

2 de septiembre de 2015 Bea Ramiro · 1 comentario

¡Buenos y saludables días!

Hoy quiero hablaros de otro de los autores imprescindibles cuando hablamos de motivación: Burrhus Frederic SKINNER. Su trabajo más célebre es la investigación que le llevó a proponer el uso extendido de técnicas psicológicas de la modificación de la conducta (Conductismo). Una de sus conclusiones clave fue que si haciendo algo obtienes una experiencia gratificante, tenderás a repetirlo, mientras que si obtienes una experiencia desagradable, procurarás evitarlo. Parece obvio, ¿no?

¿Y cómo encaja esto con Dieta sana y ejercicio? Te lo explico. Diagnosticando los males de la enseñanza tradicional en las escuelas, reparó en varios problemas, siendo 4 de ellos básicos según su criterio.

Éstos nos pueden ayudar con nuestros retos:

  1. Vio que los profesores tenían más tendencia a castigar cuando se hacía algo mal, que a premiar cuando se hacía bien, así que los niños trabajaban para evitar las consecuencias desagradables. Tras sus investigaciones concluyó que, sin embargo, la recompensa es mucho más efectiva que el castigo. ¿Te castigas a ti mism@ cuando no cumples el reto? (¡El castigo psicológico también es castigo!). ¿Cumples con tu plan personal para evitar sentirte mal, o para conseguir un premio? Si aún no te has puesto pequeñas recompensas para cuando cumplas tu propósito, ¡no esperes más!
  2. Si ya estás utilizando la recompensa como medida para motivarte, mide el tiempo que transcurre entre que cumples y te premias. Skinner concluyó que es más eficaz la recompensa inmediata. Así que si pretendes premiarte con algo grande pasados por ejemplo tres meses… mmm… quizá sea más eficaz que te pongas premios pequeñitos cada semana o dos semanas… o incluso micro-premios nada más terminar de hacer lo que te propusiste… (no tiene por qué implicar gastar… quizá sea solo 15 mins de lectura… o una onza de chocolate…)
  3. El tercer problema que detectó era la ausencia de recompensas o refuerzos en serie. Ve aproximándote a tu meta mediante sub-metas e incluyendo en tu plan las recompensas sucesivas correspondientes. Sube el nivel de recompensa a medida que vayas cumpliendo retos más altos (sin olvidar las premisas necesarias para instaurar nuevos hábitos, que ya leíste en posts anteriores, por favor…)
  4. Por último, le pareció que había poca frecuencia en el refuerzo, lo que se traduce en que hay que premiarse más veces.

Resumiendo: si bien los retos que te vamos proponiendo pensamos que son alcanzables, si crees que para ti no lo son, ¡no dudes en bajártelos para poder lograrlos y premiarte! Hazlos tuyos. ”Customízatelos” de forma que puedas ir cumpliendo y recompensándote casi inmediatamente. Favorece así tener una experiencia gratificante. ¡Subirá tu nivel de motivación!

 

 

Te puede interesar también...

1 comentario

  • Reply Yolanda 2 de septiembre de 2015 at 11:26 am

    Gracias por los consejos! Es verdad que, al menos en mi caso, no me planteaba recompensas… hago el reto porque me lo he propuesto y por el beneficio que me supone… que casi siempre son a largo plazo! Es muy buena idea empezar a funcionar así, creo que en general lo tengo claro con los niños, con los perros (que yo tengo de todo :), pero no conmigo misma.
    Again, GRACIAS!
    Ahora toca ponerlo en marcha 🙂

  • Deja tu comentario

    Dieta sana y ejercicio