Experto nutricional

LOS 4 FACTORES QUE DAÑAN LA PIEL

8 de julio de 2015 Dieta Sana · 0 comentarios

Las arrugas y las líneas de expresión no suelen ser para nada aceptadas. En la sociedad en que vivimos, parece que la belleza es sinónimo de eterna juventud y para la mayoría, cuando se mira al espejo y detecta arrugas nuevas, le genera un disgusto (de los grandes). Esto no debería ser así. Envejecer es un proceso natural y se debe aceptar.

Sin embargo, a veces no somos conscientes de que nos exponemos a elementos perjudiciales para la piel y/o que realizamos hábitos que la dañan y aceleran su envejecimiento. Como os prometí en el post anterior , hoy os desvelo estos factores y hábitos que la deterioran, o lo que es lo mismo, os enseño que hay comportamientos que, si los evitamos, nos pueden ayudar a mantener la piel en buenas condiciones y a que tenga vitalidad durante más tiempo.

Para empezar, debemos conocer qué es el colágeno. Para que tengáis una idea simple y clara, es una proteína muy abundante en la piel, los cartílagos y los huesos. Es esencial para la formación del tejido conectivo (tejido de soporte) del cuerpo. Forma fibras que ofrecen a los tejidos estructura, fuerza, resistencia y elasticidad (ésta última función lo hace en combinación con la elastina, otra proteína muy importante para los tejidos).

Con la edad, la producción de colágeno disminuye de forma natural y la piel pierde elasticidad y tiende a quedarse más flácida, a la aparición de arrugas y a las líneas de expresión y, además, los cartílagos de las articulaciones se debilitan. Insisto que esta pérdida de colágeno es debida a un proceso natural. En concreto, el cuerpo va produciendo colágeno hasta alrededor de los 40 años y a los 60 años, los niveles ya suelen estar muy bajos.

playa

En este post  os conté los nutrientes y alimentos que ayudan a formar colágeno y, por lo tanto, cuidan de nuestra piel. Como os he avanzado, hoy os explico los efectos contrarios. A continuación os muestro los factores y hábitos que podrían reducir los niveles de colágeno y acelerar su pérdida. De ahí que, si los evitamos, podríamos conservar la piel en mejor estado durante más tiempo:

  • Consumir demasiado azúcar. Si hay mucho azúcar en sangre, éste se une a las proteínas para formar un proceso llamado “glicación de la piel”, por el cual se producen moléculas nefastas para el cuerpo que no se pueden eliminar y, además, se puede dañar el colágeno y el estado de la dermis de la piel y los tejidos. Por ello, se debe evitar abusar del azúcar de mesa, los dulces, bebidas refrescantes con azúcar, batidos artificiales de frutas y con azúcares añadidos…
  • Este hábito, además de todas las consecuencias negativas que se le conocen (para el corazón, la circulación, los pulmones…), también afecta a nuestra piel. El motivo es que el humo del tabaco contiene sustancias químicas nocivas para el colágeno y la elastina de la piel.
  • Los rayos del sol. Los ultravioletas favorecen a que salgan cicatrices en la piel, porque facilitan y aceleran la descomposición del colágeno y la acumulación de elastina anormal, la cual favorece la producción de una enzima que también ayuda a la rotura del colágeno.
  • Enfermedades autoinmunes. Algunas de ellas producen anticuerpos que afectan a los niveles y el estado del colágeno.

Ya lo sabéis. El humo y el azúcar simple bien lejos y a tomar el sol con protección y durante el tiempo justo.

¡A cuidar de nuestra piel!

Saludos,

Laura Escofet.

Te puede interesar también...

0 comentarios

Deja tu comentario

Dieta sana y ejercicio