Sexóloga

Cómo sobrevivir a las fiestas con tu pareja y la familia

28 de diciembre de 2015 Nayara Malnero · 0 comentarios

El invierno y concretamente las Navidades son una de las peores épocas del año para muchos. Cada día me encuentro con más personas que la detestan y mi pregunta es ¿por qué?

Las respuestas suelen ser unánimes: es una época triste en la que echas de menos a quienes ya no están, reunirte con toda la familia es casi más un compromiso que una forma de afianzar lazos, discutir sobre temas irresolubles como política o religión se convierte en el pan nuestro de cada día y luego está la exasperante organización entre familia propia y familia política…

Por todo esto, Enero es una época en la que mi consulta se llena de caras nuevas (http://www.sexperimentando.es/categoria-producto/consultas-online/) deseosas de aprender a relacionarse mejor con quienes le rodean, de reducir sus niveles de ansiedad y, como no, de mejorar su relación de pareja.

Sin duda, los propósitos de año nuevo tienen mucho que ver aquí, pero creo que está mucho más relacionado con el hecho de que la pareja y las relaciones familiares se resienten.

Todo comienza semanas antes de Navidad cuando tus suegros quieren que pases la Nochebuena con ellos pero claro, tus padres también.  Si hay niños todos quieren disfrutarlos y tenerlos el máximo tiempo posible pero no se puede, hay que repartirse.

Así, comenzamos Diciembre negociando y organizando, derrochar armas de buena comunicación es imprescindible en este momento porque, admitamoslo, en todas las “casas de cuecen habas” y esto se vuelve aún más difícil cuando existen roces y malas relaciones intrafamiliares.

En este primer momento ya muchas parejas comienzan a resquebrajarse. La mayoría no dedican tiempo a negociar y a llegar a acuerdos comunes. ¿Cuándo surgen los problemas? Precisamente cuando no nos sentamos de forma tranquila a exponer y valorar la situación, cuando no tenemos la suficiente paciencia, cuando no somos capaces a ponernos en el lugar del otro, cuando nos enfadamos facilmente o utilizamos el reproche.

¿Cuántas de estas estrategias de comunicación utilizas con tu pareja? Toma nota porque desde ya te digo que no son efectivas. Te recomiendo leer mi antiguo post sobre cómo evitar las discusiones en pareja durante las vacaciones, muchas herramientas te volverán a resultar útiles (http://dietasanayejercicio.com/vacaciones-en-pareja-discusiones-vs-amores/) Aunque solo sea como propósito de Navidad ¡inténtalo, merece la pena!

Pues bien, ahora ya está todo preparado, ya sabemos qué día tenemos que ir a dónde pero ahora queda lo peor… ¡organizarlo! Qué me pongo, qué cocino, qué llevamos, ¿haremos noche o no? Una auténtica locura ante la que lo más importante es recordar que estamos hablando de fechas en familia para encontrarnos y disfrutarnos ¡no para estresarnos!

Si no todo sale tal y como tenías planeado, tranquila, es lo normal. Disfrutar y estar preocupado es totalmente incompatible, por eso, céntrate en que todo salga lo mejor posible dentro de las posibilidades, pero sin perder ni los nervios ni la sonrisa.

Resulta triste ver a parejas discutir mientras planifican algo que es para ellos. ¿Cuál es el objetivo? Disfrutar de una noche especial juntos y con vuestros seres queridos ¿verdad? Entonces ¿por qué olvidamos cual es el objetivo real dejándonos llevar por la presión o la “mala leche”?

No se trata de demostrar que una familia es mejor que la otra o que tus padres son más quisquillosos que los mios, al fin y al cabo, para cada uno su familia siempre va a ser la mejor (y aquí no hay nada que hacer, te pongas como te pongas). Se trata de sacar lo positivo de la situación más negativa, ver la parte buena de la gente (hasta tu peor enemigo la tiene y lo sabes) y contribuir al buen ambiente y a que todos lo pasen lo mejor posible.

También, por último, ten en cuenta que tú o tu pareja podéis ser precisamente esa persona que sufre por echar de menos a un ser querido. Si es así, armaros de paciencia para con vosotros mismos o para con el otro. Sentirse triste es normal y es un sentimiento temporal, daros tiempo y, sobre todo, espacio para desahogar.

Te puede interesar también...

0 comentarios

Deja tu comentario

Dieta sana y ejercicio